fbpx ga('require', 'GTM-W7GQVPB');

SUPERCAPS: Baterias ecologicas fabricadas con marihuana

La cuestión es que de la planta de Cañamo no solo se puede hacer papel, ropa, combustible, medicamentos, alimentos, calzado y otros tantos elementos de uso cotidiano e industrial que implicarían un mayor beneficio a sus usuarios y una reducción drástica del impacto ambiental ya que se podrían suplir procesos industriales altamente contaminantes.

Un nuevo descubrimiento relacionado con las energías alternativas, se convirtió en un nuevo motivo para levantar la prohibición que cae sobre esta planta a lo largo y ancho de la gran mayoría de los paises del mundo. Lo cierto es que el 14 de agosto en la ciudad de San Francisco, se reunió la Sociedad Estadounidense de Química, y un grupo de investigadores liderado por David Mitlin de la Universidad de Clarkson (Nueva York) puso sobre la mesa una idea llamada Supercaps, baterías de cáñamo que no utilizan THC con mayor capacidad que las pilas convencionales.

La implementación de la planta empieza con la cocción de la corteza del cannabis para reorganizar los átomos de carbono y así crear nanoláminas, utilizadas como electrodos (o conductores eléctricos).  Luego, a estas láminas se les agrega líquido iónico como electrolito, para que así las Supercaps puedan funcionar a diferentes temperaturas y densidades de energía. De esa forma se reemplazaría el grafeno (material común en la fabricación de baterías), uno de los componentes más costosos del proceso.

Los investigadores a cargo aseguran que el cáñamo es más eficiente que el grafeno y mucho más barato, pues su crecimiento es rápido y su proceso sencillo.  “Estamos haciendo sustancias parecidas al grafeno pero gastando una milésima parte del precio. Lo estamos haciendo con basura”, afirma el doctor David Mitlin.

Por otro lado, un reciente comunicado de prensa de La Sociedad Estadounidense de Química explica que “los dispositivos basados en cáñamo produjeron densidades de energía de hasta 12 vatios/hora por kilogramo, de dos a tres veces más altas que las contrapartes comerciales”. Es decir, los smartphones también podrían verse beneficiados.

7258229_orig