fbpx ga('require', 'GTM-W7GQVPB');

Encuentro cara a cara con un volcan en actividad

Dos cosas quiero decir: la primera, es que hay que ser un adicto irrecuperable a la adrenalina para emprender este viaje. La segunda, es que esta generación de cámaras de alta definición, que funcionan casi de manera adhesiva al cuerpo humano y ultraresistentes a las condiciones más extremas, son el mejor invento de los últimos tiempos en cuanto tecnología de la imagen.

Las camaritas GoPro ya anduvieron en saltos extermos de snowboard, skateboard, surf y otros tantos deportes on board o extremos. También saltaron desde la estratosfera, volaron entre riscos con los wingsurfers y ahora bajaron hasta el centro de un volcán en actividad. Obviamente que cada una de estas proezas tienen un ser humano incluido, ahí volvemos al punto 1 que refiere a la adrenalina.

George Kourounis y Sam Crossman, dos cineastas especializados en tornados, volcanes y otras situaciones que muchos quisieran evitar, viajaron desde San Fransisco, USA, hasta la Republica de Vanatu a casi 2.000 km de distancia de Austalia para descender al corazón del volcán Ambrym en plena actividad, con lava borboteando a unos 600 °C de temperatura.

Diving into an Active Volcano from Sam Cossman on Vimeo.